Remedios para aliviar el dolor de garganta y la amigdalitis en solo 4 horas

La amigdalitis se basa en la inflamación de las amígdalas, cuando este diagnóstico se presenta se suele padecer de dolor, inflamación y pus en la garganta, malestares en la cabeza y dolor agudo en los oídos. Las razones por las cuales se puede presentar este malestar puede variar de persona en persona, lo importante es conocer exactamente cómo vamos a terminar con la enfermedad y curarnos por completo.

¿Por qué las amígdalas se inflaman?
La causa por la cual las amígdalas se inflaman se debe a una infección, ya sea por intercambio de saliva o por partículas con virus que se encuentren en el ambiente. Otro de los motivos más comunes puede ser la mononucleosis (enfermedad del beso) y el herpes, con estas enfermedades hay más probabilidades de que salga pus en las amígdalas y la infección sea mucho más severa.

Remedios para eliminar el dolor de garganta en 4 horas

Remedios para eliminar el dolor de garganta en 4 horas

Los médicos recomiendan una serie de fármacos antibióticos para detener el cuadro infeccioso, bajar la hinchazón y acabar con las dolencias que presente el cuerpo por la amigdalitis, sin embargo, es mucho más rentable llevar a cabo los siguientes remedios naturales, pues los efectos son más óptimos y eliminan tanto los síntomas por amigdalitis como el resto de las enfermedades que puedas albergar en tu organismo.

Vino blanco con romero
Hierve un vaso de vino blanco con unas cuantas hojas de romero, llegados al punto de ebullición déjalo al fuego por unos cuantos minutos, vierte un poco de miel, retira el remedio del fuego y realiza gárgaras con el líquido. También es aceptable que consumas la medicina como una infusión, solo asegúrate de que esté caliente.

Té de tomillo
Hierve una taza de agua, agrega varias hojas de tomillo y déjalas hervir por 5 minutos aproximadamente, luego cuelas la infusión y la bebes 3 veces al día hasta que la inflamación y los malestares hayan desaparecido.

Remedio con eucalipto
Al igual que con las recetas anteriores, vas a hervir el agua, agregas las hojas de eucalipto, pero en esta ocasión dejas que hiervan por 10 o 15 minutos. Tienes que beber el líquido antes de cada comida para que no sientas molestias al momento de deglutir.

Gárgaras con salvia
Calienta medio litro de agua y agregas la salvia cuando esté a punto de hervir, de manera que al llegar a su punto burbujeante las propiedades de la planta se hayan fusionado con el agua. Cuelas el líquido y lo viertes en un recipiente de vidrio para posteriormente dejarlo enfriar. Las gárgaras se hacen de 3 a 5 veces al día y con el remedio frío.

Limón y miel
Calienta una taza con agua, viertes el jugo de un limón en ella y agregas una cucharada colmada de miel, pues sus propiedades anticépticas harán maravillas en tu garganta. Tienes dos opciones, puedes beberlo como si fuera té o realizar gárgaras.

Todas estas recetas cuentan con componentes curativos muy potentes, pues son antiinflamatorios, antibacterianos y antisépticos. No importa cual de estos remedios lleves a cabo, todos cumplen con las mismas funciones y son fáciles de preparar.

Cómo aliviar el dolor de garganta: Qué hacer cuando le duele la garganta
Todos hemos tenido dolor de garganta en esta época del año. La garganta se siente áspera y puede doler al tragar. ¿Qué se puede hacer para aliviar el dolor de garganta? Y, ¿cuándo es un síntoma de una infección más grave?

Ilustración de un médico examinando la parte posterior de la garganta de un paciente.
La mayoría de los dolores de garganta son causados por infecciones virales como la gripe o el resfriado común. Estos problemas de garganta son generalmente leves y desaparecen por cuenta propia.

Para aliviar la garganta irritada, manténgala húmeda. «¿Ha notado que el dolor de garganta parece empeorar por la mañana? Esto es porque la garganta se seca durante la noche», dice la Dra. Valerie Riddle, experta en enfermedades infecciosas, del NIH. « Las pastillas o los caramelos duros, o cualquier cosa que estimule la producción de saliva, servirán para mantener la garganta húmeda. También es importante beber líquidos en abundancia».

En el caso de niños pequeños que podrían atragantarse con caramelos duros o pastillas, pruebe con paletas y líquidos fríos. El dolor de garganta también puede aliviarse con aerosoles para la garganta y analgésicos de venta libre como el paracetamol, el ibuprofeno o la aspirina, pero no dé aspirina a los niños pequeños.

Comuníquese con su médico si el dolor de garganta es severo, no se siente mejor después de unos días o el dolor está acompañado por fiebre alta o inflamación de los ganglios. Estos síntomas pueden ser síntomas de una infección bacteriana, como la faringitis estreptocócica.

Si el dolor de garganta se debe a un virus, tomar antibióticos no ayudará en absoluto. Sin embargo, estos medicamentos son esenciales para la lucha contra las infecciones bacterianas, como los estreptococos.

La faringitis es la infección bacteriana de garganta más común. Aunque puede ocurrir en adultos, la faringitis estreptocócica es más común en los niños de entre 5 y 15 años de edad. Riddle dice que el estreptococo puede ser más difícil de detectar en los niños pequeños, ya que puede causar congestión nasal y otros síntomas parecidos a los de un resfriado. «Si su niño tiene un dolor de garganta severo, fiebre por encima de los 100,4 grados Fahrenheit o inflamación de los ganglios, debe recibir atención médica de inmediato», indica Riddle. Los niños con faringitis también pueden experimentar náuseas, vómitos y dolor de estómago.

Para verificar si usted tiene faringitis estreptocócica, el médico tomará una muestra faríngea. Si los resultados confirman que tiene el estreptococo, le recetará antibióticos. Después de 24 horas de tomarlos, usted ya no debería contagiar. Probablemente comenzará a sentirse mejor dentro de un par de días, pero para recuperarse plenamente es importante terminar toda la medicina.

La faringitis es altamente contagiosa. Hay que tratarla enseguida para evitar que se propague a los demás. Riddle dice, «no solo se puede transmitir la infección, sino que existen posibles complicaciones por una infección estreptocócica no tratada». Estas pueden incluir infecciones del oído, fiebre reumática y problemas renales.

Otra infección de garganta bastante común es la amigdalitis, que ocurre cuando uno tiene dolor e hinchazón en las amígdalas. Se debe a muchos de los mismos virus y bacterias que causan los dolores de garganta. Si tiene episodios frecuentes de amigdalitis o faringitis estreptocócica, es posible que necesite una cirugía (llamada amigdalotomía) para extirpar las amígdalas.

La mejor manera de protegerse contra los gérmenes que causan estas infecciones es lavarse las manos con frecuencia. Trate de mantenerse alejado de las personas que padecen resfríos u otras infecciones contagiosas. Además, evite fumar e inhalar de humo de segunda mano, ya que esto puede irritar la garganta.

Definiciones
Antibióticos: Medicamentos recetados para tratar infecciones bacterianas tales como la faringitis estreptocócica.

Amígdalas: Estructuras en la parte posterior de la garganta que ayudan a prevenir las infecciones al atrapar los gérmenes que entran por la nariz y la boca.

Cuándo el dolor de garganta viene acompañado de fiebre
Hay muchos otros síntomas que pueden acompañar lo que en principio parece un simple dolor en la garganta. La faringitis o dolor de garganta es, generalmente, consecuencia de otras enfermedades, por lo cual puede acarrear otras molestias, como la fiebre, tos, mucosidad o dolores musculares.

Padecer dolor de garganta y fiebre
Si el dolor de garganta y la fiebre van acompañados de molestias al tragar y enrojecimiento de la garganta, lo más probable es que estés sufriendo una faringitis aguda. No es una enfermedad grave, pero es importante que trates la fiebre para que no persista más de 2 o 3 días, además de buscar remedios para aliviar el dolor y las molestias en la garganta.

Si observas que además de estos síntomas hay inflamación en las cuerdas vocales y se experimenta ronquera, es posible que se sufra una amigdalitis. Generalmente esta infección necesita de un tratamiento de antibióticos, por lo cual, es recomendable acudir al médico.

También puede que nos encontremos delante de los síntomas de la gripe, que entre otras cosas causan dolor de garganta y fiebre.

Para combatir el dolor de garganta hay muchos remedios naturales y caseros, así como caramelos, pastillas y otros fármacos que te ayudaran a aliviar las molestias que te pueda producir. Beber mucha agua, hacer infusiones con limón y miel o hacer gárgaras, son algunos de los consejos que puedes seguir para que tu dolor de garganta desaparezca cuanto antes.

La fiebre debe ser tratada con antitérmicos, hay fármacos para la gripe, por ejemplo, que incluyen componentes como el paracetamol y, por lo tanto, también ayudan a bajar la fiebre. Si ésta persiste más de 2 o 3 días es importante que acudas a tu médico, pues podría haber complicaciones o puede que necesites de otro tratamiento.